Republica Dominicana
Escudo Nacional
Web Master

Web Master

Jueves, 08 Julio 2021 17:22

Encuentro con el Presidente de ADOPROLAD

El director ejecutivo del Conaleche, sostuvo un encuentro junto al presidente de la Asociación Dominicana de Procesadores Lácteos y Derivados (ADOPROLAD) y miembros de la misma, con la finalidad de tratar temas de interés y coordinar trabajos en beneficio del sector.
A la reunión asistieron, el Asesor Agropecuario del Presidente, Eric Rivero, el presidente del Patronato Nacional de Ganaderos, Fernando Taveras, el señor Guillermo Marte, en representación de Queso Marte y el Sr. George Heinsen en representación de Queso GEO Heinsen.
El Director Ejecutivo del CONALECHE, Miguel Laureano, visitó el Centro de Acopio de la Asociación de Ganaderos Adolfo Mercedes en la provincia de El Seibo. 
 
Durante la visita el director conversó con el presidente de la asociación, el Sr. Bertty Chireno, sobre los planes de expansión del centro y como el CONALECHE puede apoyar el crecimiento y desarrollo del mismo.
 
 
 
 
 
 

Le acercas la taza de leche y tu hijo pequeño la rechaza una y otra vez, y la escena ya se ha repetido muchas veces. No quisieras darte por vencido pero sabes que es una situación que genera estrés, tanto en el niño como en ti.

Es una realidad, muchos padres se ponen ansiosos cuando su hijo no quiere o no puede, tomar leche. Y en parte, la preocupación tiene sentido: la leche y los productos lácteos son una de las fuentes principales de calcio en las dietas de los estadounidenses y un mineral crítico que los niños necesitan para desarrollar huesos fuertes, ayudar a los músculos a contraerse y transmitir impulsos nerviosos, según informa la Academia Americana de Nutrición y Dietética.

¿Qué cantidad de leche deben tomar los niños? Según el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) los niños de 2 a 3 años necesitan consumir 2 tazas de leche por día. A los 4 años de edad, necesitan 2 tazas y media por día. Los requisitos de calcio aumentan a medida que los niños crecen, por lo que a partir de los 9 años, los niños y los adolescentes necesitan 3 tazas de leche por día.

Cuando se trata de leche, el calcio no es lo único que aporta: también es una buena fuente de proteínas, ya que cada taza proporciona aproximadamente 8 gramos. Además, brinda otros nutrientes esenciales como la vitamina D y el potasio, que a menudo faltan en las dietas de los niños.

Sin embargo, si los niños rechazan la leche porque simplemente no les gusta o tienen alergia, estos nutrientes pueden obtenerse a través de otros alimentos y bebidas amigables para los niños. Consulta al pediatra si crees que tu hijo podría tener alergia a la leche de vaca o intolerancia a la lactosa.

Toma otras medidas para ayudarlo

Si el niño sigue rechazando la leche, y a ti te preocupa que obtenga esos nutrientes, prueba estos trucos brindados por la Academia Americana de Nutrición y Dietética:

  • Mezcla 8 onzas de yogur en un batido de frutas (equivalente a 1 taza de leche).

  • Prepara mini pizzas con panecillos ingleses de grano entero, salsa de tomate y 1 y ½ onzas de queso rallado (equivalente a 1 taza de leche).

  • Sírvele media taza de pudín instantáneo hecho con leche baja en grasa como un desayuno ocasional (equivalente a media taza de leche).

  • Ofrécele media taza de queso cottage con fruta fresca (equivalente a ¼ taza de leche).

La leche también puede ser disfrazada en las comidas favoritas de tu hijo. Intenta mezclarla en avena, cereal frío, sopa de crema y tomate, chocolate caliente y batidos caseros. También puedes convertir a la leche en una golosina agitando una cucharadita o dos de chocolate o jarabe de fresa en leche baja en grasa.

El consumo de leche en el desayuno reduce la glucosa en sangre durante el día, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Guelph, en colaboración con la Universidad de Toronto, Canadá.

«Las enfermedades metabólicas están en aumento en todo el mundo, con la diabetes tipo 2 y la obesidad como principales preocupaciones en la salud humana. Por lo tanto, hay un impulso para desarrollar estrategias dietéticas para la reducción del riesgo y el tratamiento de la obesidad y la diabetes para ayudar a los consumidores a mejorar su salud personal», ha declarado Douglas Goff, autor del estudio.

En concreto, los investigadores examinaron los efectos del consumo de leche en proteínas en el desayuno sobre los niveles de glucosa en sangre y la saturación después desayuno y tras una segunda comida.

Así han visto que la leche consumida con cereales durante el desayuno redujo la concentración de glucosa en sangre postprandial en comparación con el agua, y la alta concentración de proteínas lácteas también minimizó la concentración este tipo de glucosa en comparación con la concentración normal de proteína láctea. A su vez, el tratamiento con alto contenido proteico redujo el apetito después de la segunda comida en comparación con el equivalente bajo en proteínas.

El equipo examinó los efectos del aumento de la concentración de proteínas y de la proporción de proteína de suero en la leche consumida con un cereal de desayuno alto en carbohidratos en glucosa sanguínea, sensación de saciedad y consumo de alimentos durante el día.

La digestión de las proteínas de suero de leche y caseína presentes de forma natural en la leche ayudan a liberar las hormonas gástricas que ralentizan la digestión, aumentando la sensación de plenitud. La digestión de las proteínas de suero logra este efecto más de una forma más rápida, mientras que las proteínas de caseína proporcionan un efecto más duradero.

Por último, a pesar de que el equipo solo encontró una diferencia modesta en el consumo de alimentos en el almuerzo al aumentar la proteína de suero en el desayuno, encontraron que la leche consumida con un desayuno alto en carbohidratos redujo la glucosa en sangre incluso después del almuerzo, y la leche rica en proteínas tuvo un efecto mayor.

De esta forma, han concluido con que la leche con una mayor proporción de proteína de suero tiene efecto insignificante en la glucosa en sangre antes del almuerzo, logrando una disminución mayor que proporcionaba la leche.

Martes, 22 Junio 2021 20:44

Día del Suelo y la Tierra Fértil

El el Día del Suelo y la Tierra Fértil, se celebra para resaltar la importancia de este recurso no renovable en el que crecen, se nutren las plantas y viven numerosos organismos animales y microscópicos. Nos proporciona alimentos, vestidos y productos madereros. Almacena y filtra el agua de las lluvias y sobre él se construyen viviendas, industrias, pueblos y ciudades. ?

El trato que le damos al suelo influye en la calidad y cantidad del alimento que consumimos, ¡Cuidémoslo!

 

Continuamos brindando apoyo a la lucha contra el COVID-19.

Imágenes del Lanzamiento Del Programa De Vacunación en Provincia Independencia, Apoyando al Ministerio de Salud Pública, Ministerio de Interior Y Policía, Conjuntamente Con CONFENAGRO, Dirección General De Ganaderia, Patronato Nacional De Ganadero, UESP, entre otras.

En foto: Director Ejecutivo del CONALECHE, Miguel Laureano junto a Eric Rivero, Geovanny Molina, Hemicdio Galván, Fernando Taveras.

Hoy se celebra el Día de Lucha contra la Desertificación y la Sequía.? En 1994, la ONU proclamó este día en la Resolución 49/115, con el objetivo de crear conciencia de la importancia que tiene para los seres humanos y el planeta abordar y dar soluciones a los problemas de desertificación y sequía, los cuales representan graves problemas presentes y futuros para toda la humanidad.

Este año el Día de Lucha contra la Desertificación y la Sequía se centra en la transformación de las tierras degradadas en tierras sanas. De ahí su título: "Restauración. Tierras. Recuperación".

El Director Ejecutivo del Conaleche, Miguel Laureano, encabezoì la reunioìn del Comiteì de Crédito del CONALECHE.

Durante la misma fueron aprobados un total de 67 preìstamos, con un monto de $63,543,700.00

 

 

Lunes, 14 Junio 2021 20:31

Grasa láctea, un nutriente diferente

La leche constituye uno de los alimentos de mayor valor nutricional y complejidad composicional, por lo que ha sido desde siempre objeto de innumerables estudios, siendo posiblemente el alimento más analizado e investigado.

En los últimos años, la investigación científica enfocada en uno de los nutrientes importantes de la leche, la grasa láctea, ha demostrado nueva evidencia sobre sus bondades nutricionales y los beneficios de incluir lácteos enteros en el marco de una dieta variada y saludable.

La leche y sus derivados son alimentos esenciales para el ser humano, y su aporte nutricional diario es fundamental en las diferentes etapas de la vida, constituyendo una relevante fuente de energía, proteínas de alto valor biológico, lípidos, calcio, potasio, magnesio, fósforo, y vitaminas (tanto hidro como liposolubles). Sus lípidos constituyen un valioso aporte energético, y un consumo moderado de leche no implica riesgo alguno con relación a la ingesta de ácidos grasos saturados (AGS), ácidos grasos trans (AGT) y colesterol.

El gran aporte nutricional de la leche ha permitido establecer recomendaciones mínimas de ingesta de este producto y de otros productos lácteos (2 a 5 porciones diarias) en función de la edad y el estado fisiológico (especialmente en el embarazo, la lactancia, la infancia y pubertad, y en el adulto mayor).

La prevalencia de sobrepeso, obesidad y las enfermedades no transmisibles (ENT) están aumentando a un ritmo alarmante, por lo que el control de peso se ha convertido en un tema importante de salud pública en todo el mundo. Hasta el día de hoy y en general, la investigación científica en nutrición continúa indicando que el consumo de tres porciones diarias de leche, queso o yogurt, como parte de una dieta equilibrada rica en nutrientes puede ayudar a mantener un peso saludable. Además, varios estudios clínicos aleatorizados han demostrado que las dietas que incluyen tres porciones de lácteos por día:

1) Mejoran el peso corporal y/o la pérdida de grasa corporal en adultos obesos y con sobrepeso en condiciones de restricción calórica y cuando el consumo de lácteos y/o de calcio se incrementa desde cantidades inadecuadas a cantidades adecuadas;

2) Ayudan a los adultos a reducir el aumento de peso corporal en condiciones donde no se reduce el consumo de energía.

Por otra parte, en todos los estudios clínicos que examinaron el papel de los productos lácteos en la reducción de peso corporal bajo condiciones de restricción calórica, se logró la pérdida de peso. Por lo tanto, la preponderancia de la evidencia científica apoya el papel benéfico de los productos lácteos (leche, yogur y queso) en el control de peso.

Aunque existe una creciente percepción de la relación entre los ácidos grasos de la dieta y la salud, no hay ninguna evidencia convincente para hacer recomendaciones generales sobre la restricción del consumo de grasa láctea. Los productos lácteos enteros destacan en el conjunto de una dieta equilibrada por la presencia de componentes lipídicos bioactivos, proteínas de alta calidad y son la fuente por excelencia de calcio biodisponible.

El consumo de lácteos enteros (con grasa) no evidencia aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular ni obesidad. Las proteínas lácteas inciden en la reducción de la presión arterial y en el riesgo de diabetes. En individuos con sobrepeso, contribuye al control del índice de masa corporal (IMC).

A la vista de las evidencias científicas disponibles hasta este momento, se puede afirmar que, en individuos sanos, la inclusión de leche y productos lácteos con grasa en una dieta equilibrada puede ser muy beneficioso para la salud.

Para algunas personas beber leche antes de acostarse es un ritual; para otras, una manía o una costumbre e incluso para algunos puede ser hasta una necesidad. Y no es raro porque lo cierto es que así como existen algunas creencias populares a la que se les atribuyen supuestos beneficios, en el caso de la leche, su efecto beneficioso sobre el descanso tiene una base científica. Tal como explica la Dra. Magda Carlas, Licenciada en Medicina y Cirugía y Máster en Nutrición y Ciencias de los Alimentos, los lácteos contienen triptófano, que es un aminoácido precursor de la serotonina (neurotransmisor que modula procesos como el estado de ánimo, la percepción, la recompensa, la ira, la agresión, el apetito, la memoria, la sexualidad y la atención) y de la melatonina (hormona que participa en el control de los ciclos del sueño), por lo que consumirlo a través de los alimentos ayuda a conciliar el sueño. «Más que producir un efecto relajante en las personas, inducen a un equilibrio mental», matiza la experta.

En este sentido, la Dra. Elena Aguilar, doctora en Nutrición del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Madrid (CODINMA) aclara que, aunque lo de beber leche antes de dormir no se trata de una «fórmula milagrosa» ni algo que funcione para todo el mundo es cierto que el hecho de que contenga triptófano y que la concentración de serotonina aumenta al caer el día y favorezca la concentración de melatonina, puede provocar la aparición del sueño. Además, tomar una bebida caliente aporta una mayor relajación. La experta de Codinma aclara, no obstante, que a pesar de que los suplementos de triptófano parecen haberse puesto de moda no existe suficiente evidencia científica para asegurar que sean eficaces, por lo que insiste en que ese aminoácido esencial se aporta exclusivamente por la alimentación que sigamos.

Además de los lácteos, existen otros alimentos ricos en triptófano como la yema de huevo, las carnes de pollo, pavo y conejo; y los pescados (salmón, atún, boquerones, sardinas y caballa), que además aportan ácidos grasos Omega 3.

Los cereales integrales, las legumbres y las verduras también contienen triptófano.

En cuanto a las frutas, las que tienen más triptófano son plátano, piña, aguacate , cerezas, frutos rojos y ciruela. «También son ricas en vitaminas y minerales como el magnesio que favorece la relajación, disminuye la fatiga y aumenta la tolerancia al estrés», explica la Dra. Mar Mira, licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra.

Sobre el plátano, que suele figurar a menudo en la lista de los mejores alimentos para conciliar el sueño, los expertos aclaran que es mejor consumirlo para merendar o a lo largo del día y no precisamente en la cena.

Los frutos secos como los pistachos, las almendras, las avellanas, las nueces, los anacardos y los cacahuetes (y algunos de ellos también magnesio) también contienen triptófano por lo que son aconsejables igualmente en la cena, al igual que las semillas de girasol, calabaza y sésamo. Eso sí, en pequeñas cantidades, tal como aclara la experta.

El chocolate negro, que contiene triptófano y magnesio, puede ser también adecuado pero «solo para aquellas personas que se encuentren algo bajas de energía por la noche, pues sus estimulantes pueden contribuir también a activar», aclara la Dra. Carlas.

Página 26 de 29